martes, 10 de febrero de 2015

Where HE goes, goes the FIRE♥ (Adaptada)




Capítulo #O1


¿Has hablado con Richard? – me pregunto. Me gire a verla y sentí como mi frente se arrugaba ante la exasperación que ella ya me había provocado.
¿Me ves cara de haberle preguntado? – le dije. Ella puso los ojos en blanco, ante mi mala respuesta.
¿Estás con abstinencia, no? – me dijo y volvió a teclear en la computadora. 

Teníamos que terminar un trabajo para Richard y apenas íbamos por la mitad. Creo que ya llevaba fumándome 5 cigarrillos. La nicotina que contienen logra calmarme.

Dolly Evans, ella es de esas amigas que ya no se encuentran fácilmente. Llevamos viviendo juntas aproximadamente 2 años. Nos conocimos en la Universidad y desde ahí hemos estado juntas en todo. Ahora conseguimos un empleo en el centro de New’s Corporation y no debemos desaprovecharlo.

¿Podrías mover tu lindo trasero y ayudarme, no? – me dijo. 

La mire y tire la colilla del cigarro al tacho. Me puse de pie y me acerque a ella. Mire hacía la pantalla blanca y brillante de la computadora.

Los números del consumidor final están mal – dije apretando los dientes. Ella suspiro frustrada.
¿Puedes hacerlo tú? No doy más – me dijo y se levanto de la silla. Me senté y mire bien aquellos números. Comencé a hacer cuentas en mi cabeza.

¿Qué necesidad tengo yo de pasar por todo esto? Soy una mujer exitosa, que con sus pocos años tiene todo para ser grande en la vida. ¿Qué necesidad tengo de rebajarme a hacerle trabajitos idiotas a un gordo panzón que apenas puede verse la punta de los pies de lo gordo que es? Creo que estoy demasiado estresada. Hace aproximadamente veinticuatro semanas que no tengo sexo. Básico y muy necesario para la vida. Es capaz hasta de sacarme los dolores de cabezas más intensos. Y no lo tengo, estoy más sola que un perro.

Termine – le dije a mi amiga. Ella se incorporo del sillón y dejó a un lado el cigarrillo.
Gracias a Dios, Joanne – dijo y se acerco a mí.

Mi nombre completo es Joanne Smith. Tengo 20 años. Soy una mujer independiente, sociable, algo testaruda, atrevida y sobretodo una mujer bastante sensual. No es que sea egocéntrica, pero todos los hombres con los que he estado me lo han dicho. Y el día de hoy se me cruzo por la cabeza hacer algo, para mi bien, algo para mí. Voy a venderle mi alma al diablo, a cambio de tener todo en la vida o no sé bien a cambio de qué.

¿Dolly? – la llamé. Mi rubia amiga se giro a verme.
¿Qué pasa? – me dijo. Sonreí levemente.
¿Qué pasaría si un día decido venderle mi alma al diablo? – le pregunte. 

Dolly tomó una cruz que colgaba en su pecho. Debo decírselos, ella es muy creyente y esas clases de temas la alteran un poco. Tanto así que después termina rezando tres rosarios y como veinte padres nuestro. 

¡Que tu boca se haga a un lado Joanne Smith! – me dijo y toco su pecho izquierdo. Eso significa, deshacer lo que has dicho
¿Qué tiene de malo? – le pregunte divertida.
Sabes lo que pienso sobre eso, prefiero tener a la parca frente a mí antes que al señor rojo – dijo. Reí por lo bajo. Me puse de pie y la mire bien.
Pues – dije y levante mis brazos hacía mis costados. –Le vendo mi alma al diablo, por algo que no se bien aún – dije elevando un poco mi voz.
¡Cállate! – me dijo fuerte. Reí con ganas.
Ay, Dolly, por el amor de dios, ¿Qué puede pasar o qué? ¿Se me va a aparecer en un callejón o algo? – le pregunte divertida. Mi amiga negó con la cabeza
Nunca subestimes a lo que no conoces Joanne, nunca – me dijo y se fue hacía la cocina.
Perseguida – dije en voz baja y termine de acomodar todo.

La noche se hizo larga. Vivir en el centro de Los Ángeles no es lo más recomendado para las personas que sufren de ataques al corazón, ataques de asma o algún ataque de algo. Es muy ruidosa y por ende algo peligrosa. Vivimos en la calle 87, ente la 60 y la 62. Es un lindo departamento, pero ya se está volviendo algo chiquito. Me desperté al sentir el sonido del maldito tren que pasa todas las mañanas a la misma hora, a unos 5 metros de nuestra casa. Entre al baño y me di una refrescante ducha. Desperté a mi amiga y partimos hacía el trabajo. Estar entubada dentro de un vestido de oficina es lo más incomodo del mundo. Los zapatos los tolero, se me ven lindos.

Tengo que ir por Jared, nos vemos en la oficina – me dijo y se despidió de mí con un beso.

Cruzo la calle y yo seguí de largo, antes de continuar me detuve en Starbucks a comprarme mi rico Café de todas las mañanas. Los tacones de mis zapatos hacían un ruido muy molesto. La calle estaba bastante desolada, para esa hora. Mi corazón comenzó a latir más rápido al sentir que alguien estaba siguiéndome. Me di vuelta, pero no había nadie. Seguí mi camino. Apure mis pasos, esto se estaba volviendo algo malo. Doblé por un callejón, creo que así cortaría camino. Mi respiración se agito al sentir la presencia de alguien allí. Me di vuelta para mirar atrás de nuevo y no había nadie. Gire…

¡Ay por el amor de Dios! – dije espantada al chocarme con alguien de frente.
¿Por qué siempre lo nombran a él? – pregunto. Me aleje un poco y lo mire bien. 

Completamente vestido de negro ese hombre era un dios en vivo y en directo. Sus ojos grises eran, ¿cómo decirlo sin sonar idiota?... impresionantes. Su pelo castaño claro y de buen porte. 

¿Quién eres? – le pregunte después de unos segundos de observarlo.
Hola preciosa, me dijeron por ahí que ayer me anduviste nombrando – me dijo. Fruncí el ceño. Sonrió de costado y ardí completamente ante eso. Demasiado calor hacía en ese callejón y más mirándolo.
¿Qué? – le pregunte. De una manera inexplicable para mí, él se coloco a un paso de mi cuerpo.
Un gusto, soy el Diablo.






2 comentarios:

  1. Excelente capítulo.
    Pusiste mi nombre <3
    Ya quiero leer el próximo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El próximo martes, linda :3
      Sí, también pondré el nombre de tu hermano♥ ya te enterarás que personaje es ;)
      Besos♥

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...